Mundodomingo 01 de julio 2007

Otro misterio envuelve a los soldados de terracota

Confirmaron la existencia de una extraña construcción de treinta metros, bajo el monumental mausoleo del primer emperador chino, que es custodiado por las estatuas de un millar de guerreros en tamaño natural

Crédito:
Arqueólogos chinos confirmaron, tras cinco años de investigación, la existencia de una misteriosa construcción de 30 metros de altura sepultada en el vasto mausoleo del primer emperador chino, escoltado por los célebres guerreros de terracota.
 
Según informó la agencia estatal, Xinhua, la edificación está rodeada por muros escalonados y podría haber servido para que "el alma del emperador pasara a mejor vida".

Desde el año 2000, los arqueólogos han utilizado tecnología sensorial remota para estudiar la estructura interna del mausoleo, cuya excavación está suspendida desde hace años debido a que los medios utilizados en China no garantizan la conservación de lo que se descubra.
 
La recién hallada construcción está sepultada sobre la tumba principal y cada muro cuenta con nueve escalones, explicó Duan Qingbo, investigador del Instituto de Arqueología de Shaanxi, provincia norteña donde está ubicada Xian, la ciudad que acoge al mausoleo del primer emperador.
 
Qin Shihuang (221-206 a.C.) comenzó a reinar con sólo 13 años, fue el primer emperador que consiguió unificar el país y estableció su capital cerca de Xian, donde en 1974 un campesino descubrió los guerreros de terracota. Hasta ahora se han desenterrado sólo un millar de los 8.000 guerreros que, según los expertos, escoltaban la tumba.
 
Las investigaciones realizadas hasta ahora estiman que el mausoleo tiene 2,13 kilómetros cuadrados de superficie y, junto a otras 181 tumbas extendidas por la zona, cubre una superficie total de 60 kilómetros cuadrados.
 
Unos 720.000 obreros trabajaron durante 38 años para construir esta monumento funerario que, según la leyenda, esconde un vasto palacio subterráneo con ríos de mercurio y techos de perlas y diamantes que representan las estrellas y el cielo,

EFE y AFP-NA