Saludablesábado 05 de mayo 2007

Quiénes y por qué deben vacunarse contra la meningitis

Una pediatra destacó a Infobae.com la importancia de inmunizarse contra la enfermedad, que puede dejar secuelas neurológicas y hasta ocasionar la muerte. Cuáles son los grupos de riesgo

Crédito:
La meningitis C es una enfermedad bacteriana que conlleva riesgo de muerte y la provoca el meningococo C. La vacuna antimeningocócica conjugada C proporciona una protección inmunológica preventiva de la enfermedad.

La doctora María Beatriz Seoane es pediatra del Fundación del Centro de Estudios Infectológicos (FUNCEI). Consultada por Infobae.com destacó que la vacuna puede ser recibida por todos los mayores de dos meses de edad que deseen estar protegidos, y remarcó que “con el esquema completo de vacunación existe una eficacia que va entre el 98 y 100%”.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la meningitis está ubicada entre las diez enfermedades principales del ser humano, y debe ser considerada una emergencia infectológica. Su aparición es más frecuente en invierno y primavera. Por lo común afecta a niños menores de un año y de entre 1 y 5 años, más que a adultos.

Las estadísticas dicen que en períodos no epidémicos, el 25% de los afectados son menores de 1 año, el 50% menor de 3 años y el 80% menor de 15 años. La meningitis es una enfermedad que se trasmite por contagio, pero puede prevenirse con la aplicación de la vacuna a tiempo.

La profesional remarcó que los menores de cinco años, así como de manera más específica los menores de un año son los que se ubican en el grupo de mayor riesgo.

Asimismo, se considera también “de riesgo” a quienes viajen a zonas epidémicas, los pacientes esplenectomizados (aquellos que por alguna situación especial no tienen bazo), pacientes inmunocomprometidos (como portadores de HIV), y niños y adolescentes alojados en instituciones.

La meningitis es la inflamación de las meninges, que es el nombre que
reciben las membranas que recubren el sistema nervioso central, es decir, el cerebro y la médula espinal. Las meninges están bañadas en el líquido céfalo-raquídeo. Existen diversas causas que ocasionan la inflamación de las meninges. Entre las infecciosas, los virus y las bacterias son las más frecuentes. El problema radica en que no es fácil diferenciar si la meningitis es viral o bacteriana. Por eso, en todos los casos debe realizarse una punción lumbar para extraer una muestra del líquido cefalorraquídeo, que es lo que permite hacer un diagnóstico de certeza.

Seoane remarcó, asimismo que “el peligro de contraer la enfermedad es la posibilidad de padecer secuelas como trastornos neurológicos y/o auditivos”, que afectan a más del 10% de los sobrevivientes ya que un 10 % de los niños pueden fallecer a consecuencia de esta enfermedad.

La acción de la vacuna
La vacuna antimeningocócica polisacárida conjugada C, fue desarrollada para prevenir de manera segura y efectiva, la manifestación del meningococo del grupo C. Al ser “conjugada” presenta varias ventajas, una de las más importantes es que se puede utilizar a partir de los 2 meses de vida, se puede administrar junto a otros antígenos como la vacuna séxtuple u otras, así como con la vacuna de sarampión, rubéola y parotiditis si la vacuna antimeningocócica se aplicara al año de vida.

Otra principal ventaja de esta nueva vacuna antimeningocócica polisacárida conjugada tipo C- es que previene la enfermedad justamente en la edad donde la tasa de incidencia de la enfermedad en la Argentina es más elevada. Además, permite que todas aquellas personas que fueron vacunadas desarrollen “memoria inmunológica”. Es decir que luego de ser administrada, el organismo ya está capacitado para producir rápidamente más anticuerpos al estar en contacto con la bacteria.