Infobaesábado 14 de abril 2007

Cómo lograr una mejor convivencia en las aulas

Aumentaron en los últimos años los casos de discriminación y de violencia física y verbal en las escuelas. Maestros y padres enfrentan mayores exigencias. Claves para abordar este problema

Crédito:
Es cada vez mayor el reto de docentes para lograr una mejor convivencia dentro del aula. El objetivo es que cada chico pueda desarrollar todo su potencial, tanto intelectual como emocional.
 
Según un informe de la Universidad de la Marina Mercante los casos de agresión entre alumnos se registran tanto en escuelas públicas como privadas, sin distinguir niveles socioeconómicos.

La Licenciada Silvia Gabriela Vázquez, jefa de la cátedra Psicosociología Educacional, cuenta que "más allá de las innegables diferencias encontradas en todos los niveles educativos se ha revelado una gran preocupación por las situaciones de violencia que suelen manifestarse en las aulas".

Casos más comunes de discriminación
Los chicos muchas veces marcan defectos en sus compañeros ya sea por carencias físicas, por falta de habilidades, o porque algunos son víctimas de su timidez lo que los hace presa fácil para convertirse en el "blanco" de aquellos que son denominados como líderes negativos dentro del grupo.

La agresión también puede traducirse en indiferencia. ¿Qué mayor decepción puede haber para un chico que quedar afuera de un cumpleaños o un partido de fútbol por no haber sido invitado?

La docente y consultora en educación, Diana Martínez Barrios contó que "la
discriminación se da en cualquier nivel con cualquier cosa " y agregó que "los
chicos no solo discriminan al que es gordo, o al que tiene menos plata, sino que los que más son dejados de lado son los que estudian y se esfuerzan más "
.

"He llegado a entregar cuadros de honor y premios en privado para evitar que los chicos sean burlados y más tarde discriminados. Ahora, al abanderado se lo elige por orden álbatetico,  es una elección arbitraria,  se va rotando para evitar que sean víctimas de burlas ", dijo la especialista a Infobae.com.
 
Lo contradictorio es que en el deporte no se discrimina al que se destaca como
si se lo hace con el chico que estudia.

También se da el caso de chicos que hacen lo que sea como para lograr que el
líder los tengan en cuenta a la hora de sumarlos para alguna actividad que
generalmente proponen, entonces llegan a darles regalos o hacerles favores, en busca de aprobación o captación de aquellos chicos que son más populares.
 
El caso mencionado no es más que un ejemplo de violencia que genera en los niños cierto angustia o ansiedad por sentirse ajenos al grupo y que nada de lo que hagan va a ser que logren ser aceptados.

Vázquez refiere que la violencia se define como "lenguaje sin palabras, fenómeno multicausal y conducta naturalizada que –por acción u omisión- provoca daño psicofísico y anula al otro, colocándolo en un lugar de "objeto".

La psicología llama "bullying" a estos actos en los cuales una persona amedrenta a otra a través de ridiculización, ironía, sarcasmo o maltrato-, actitudes que no emergen repentinamente.

"Cuando este fenómeno se instala en el aula, los compañeros no intervienen, ya sea por complicidad con el agresor, temor a volverse un nuevo "blanco" para el mismo, o simple desinterés, pero fundamentalmente por no saber a quién recurrir ni en qué momento".

¿Cómo deben abordar los maestros este problema?
"Personalmente creo que la prevención comienza por aceptar que, si bien el
surgimiento de conflictos es inevitable, podemos impedir que se empleen medios violentos como intento de solución", responde Vázquez.

Por su parte, Bello asegura que la mejor manera de tratar el tema es trabajando en grupos coordinados por sociólogos y psicólogos que trabajen sobre en la prevención.

"La idea de crear un espacio de mediación es una segunda posibilidad, es decir un lugar donde los chicos logren ponerse en la piel del otro y de esta manera logren un entendimiento mayor. Esta es una forma en la que el nivel de agresión baja notablemente", agrega Barrios.
 
Como ejemplo cuenta que un líder negativo se transforme en positivo, "porque el líder negativo está sublimando la violencia que vive su casa. Tiene que
entender que en el colegio no logra la misma resultado".

"Nosotros tuvimos que trabajar mucho con un grupo que discriminaba a unas chicas ucranianas que no usaban desodorante y fue todo un trabajo hacer entender al grupo que esto tenía que ver con otra cultura", contó Barrios.

La licenciada Vázquez cree que una buena manera de tratar el tema es “revalorizando el diálogo como modo de comunicación, explicándoles a los chicos que las palabras que elijan pueden lastimar o acariciar, alejar, confundir o abrazar a los demás...".