Saludabledomingo 05 de febrero 2006

Cómo se cura el rotavirus, la amenaza infantil casi desconocida

Se trata de una infección que causa más de 130 mil consultas anuales al pediatra. Hasta ahora sólo se la puede combatir con medidas preventivas. Especialistas detallaron a Infobae.com cómo actúan las dos vacunas que prometen mejorar el tratamiento

Crédito:
Con la llegada del calor, las campañas en pos de la lucha contra la diarrea infantil parecen tomar fuerza. Ya sea por deshidratación o por contagiarse de bacterias o virus, la enfermedad aparece en los niños más pequeños.

Sin embargo, uno de los causantes de esta patología tiene su pico de incidencia mayor en otoño y es, francamente, casi un desconocido para los argentinos, a excepción de la comunidad médica.

El rotavirus es un germen patógeno que se contagia de persona a persona y logra que unos 20 mil niños sean internados por año por esta afección.

El rotavirus, que se manifiesta bajo un cuadro de diarrea infantil, es el responsable del 30% de los casos de diarrea en el país, según los datos epidemiológicos aparecidos en un journal de pediatría de 2001.

Aunque los síntomas varían, son característicos: la fiebre, el dolor abdominal y una diarrea acuosa profusa que puede persistir de tres a nueve días. “Es una infección que afecta a todas las clases sociales. La diferencia está en que las personas con mayor poder adquisitivo tienen mejor acceso al tratamiento y baja el índice de mortalidad en niños”, señala a Infobae.com Roberto Debbag, infectólogo pediatra del Hospital Juan P. Garrahan.

Según explica el especialista, el contagio se manifiesta en menos de una semana. A los tres de incubación aparecen algunos síntomas y allí es cuando los padres acuden desesperados a la consulta médica. Aunque es una patología común y reiterativa en todos los países del mundo, recién ahora un par de vacunas están saliendo a la luz y, según pudo saber este medio, en pocos meses más podría aprobarse su utilización en la Argentina.

Un estudio encargado por el laboratorio Merck demostró que la vacuna pentavalente oral redujo el 90% de las hospitalizaciones y visitas de urgencia relacionadas con este germen.

Según el estudio REST ,que involucró a más de 70 mil niños y lactantes, la vacuna logró el 98 por ciento de eficacia en la prevención de los casos de gastroenteritis severa por rotavirus.

Esta inoculación ataca las distintas variantes de virus -llamadas serotipos- que causan la gastroenteritis. No obstante, aún está en vías de aprobación por la Food & Drug Administration (FDA) de Estados Unidos. Una vez que eso ocurra, se descuenta la certificación en otros países de América, incluida la Argentina.

Según relata Debbag, las primeras vacunas producían invaginación, esto es, la introducción de una parte del intestino en sí mismo, lo que obstruía el paso y era necesaria una intervención quirúrgica.

"Por eso se hicieron estudios sobre una población amplia, de más de 60 mil niños, para saber si se desarrollaba la invaginación. Los casos de invaginación fueron mínimos, lo que demostró que las vacunas son seguras", revela el especialista.

Prevención, un método eficaz para combatirlo

Mientras las instituciones sanitarias de los distintos países analizan si la vacuna de pentavalente (que ataca cinco serotipos) de Merck y la monovalente de Glaxo Smith Kline son seguras para la población, la forma más eficaz para prevenir el rotavirus y cualquier otro tipo de diarrea infantil son las medidas higiénicas como lavarse las manos.

El hospital de niños Ricardo Gutiérrez tiene un área especial donde se derivan los casos de diarrea, entre los que se encuentran los chicos con rotavirus. Se trata de un consultorio ambulatorio del área pediátrica, que se encarga de sistematizar el diagnóstico, el análisis y el tratamiento de los chicos con esta enfermedad. “Tenemos un sistema educativo para trabajar con la comunidad.
Se les dá a padres y pacientes que llegan a los consultorios externos nociones básicas de prevención de la diarrea, como por ejemplo, la higiene de manos y clorar el agua que se bebe”, detalla la doctora Angela Gentile, jefa de Epidemiología del hospital infantil.

Según explica Gentile, este sistema ha logrado reducir la interacción de los niños por casos de diarrea. Aunque persisten algunos casos severos, que requieren internación, muchos de ellos vienen derivados de otros centros de salud. La doctora atribuye la disminución de los casos a esta suerte de hospital de día.

Así, el Gutiérrez recibe unos 5.200 casos de diarrea al año en sus consultorios ambulatorios y tiene alrededor de 193 chicos internados con ese diagnóstico.

En los meses de abril, mayo y junio aproximadamente el 40% de los casos de diarrea corresponden a rotavirus, mientras que en el resto de los meses este porcentaje desciende al 10-15 por ciento aproximadamente." Si bien es una infección por vìa oral y fecal, también hay datos de transmisión respiratoria, y eso explicaría el aumento en invierno", agrega Gentile.

La especialista trabajó en el Epidemiological Patterns of Diarrheal Disease, un estudio de la diarrea y también del rotavirus en la Argentina. En sus investigaciones con colegas de otros países halló que en la Argentina se dan unos 130 mil consultas anuales por esta enfermedad. Las muertes, por fortuna, solo ascienden a 150 casos por año.

Qué hacer si un niño tiene rotavirus

Como señalaron ambos especialistas a Infobae.com, una vez desatados los síntomas de una diarrea infantil, es necesario recurrir al consultorio médico. En general, el tratamiento es una rehidratación oral y dieta. Para los casos severos, como una gastroenteritis aguda, puede haber una hospitalización del niño para efectuar la hidratación de manera adecuada e incluso de manera endovenosa.

"El lavado de las manos, el adecuado manejo de los pañales, la higiene de los comidas y los alimentos bajo la cadena de frío son las únicas formas de combatir el rotavirus”, reitera Debbag.

Así, hasta tanto no se aprueben y posteriormente se distribuyan las vacunas, es necesario extremar las medidas preventivas.

Según la especialista del Hospital Gutiérrez las vacunas podrían colaborar tanto en la información sobre la enfermedad como en la disminución de los casos.
“Las dos vacunas han demostrado ser buenas y es interesante que se aprueben, porque es una forma de obtener un agente de prevención”, opina.
 
Para Gentile, en la Argentina “no se conoce bien qué es el rotavirus” y se lo califica como algo banal. “Lo importante es concienciar sobre la enfermedad”, enfatiza.

Denise González Eguilior
deguilior@infobae.com