Infobaelunes 14 de noviembre 2005

Se suspendió hasta la semana que viene el juicio a Romano

Renunciaron los dos abogados de la querella en la causa que se le sigue por el robo de dos autos que le había vendido a una clienta. El peluquero sostiene que le retiró los automóviles por falta de pago

Crédito:
El juicio oral y público contra el peluquero Miguel Romano, acusado por el presunto robo de dos automóviles importados a una clienta, fue suspendido ayer por la mañana a poco de empezar por pedido de la querella, y se reanudará el próximo 22 de noviembre.

Tras la lectura de la acusación fiscal y después de que el estilista se negara a prestar declaración indagatoria, los abogados de Elena Miranda Almagro describieron una situación insólita que motivó la postergación de las audiencias.

El viernes pasado, 48 horas antes del inicio del juicio, sus abogados, Luciano Zorrilla y Germán Balaz, renunciaron al patrocinio de la querella, presuntamente por diferencias con la mujer.

Ayer por la mañana, Miranda Almagro presentó a sus nuevos abogados, Alfredo Sobrino y Héctor Tow, quienes expresamente pidieron la suspensión del debate porque no habían tenido tiempo de leer la causa.

Una suspensión lisa y llana antes del inicio del debate hubiera obligado a una dilación de varios meses en la causa, razón por la cual los jueces Alejandro Becerra, Jorge Bustelo y Silvia Mora resolvieron dar inicio formal a las audiencias, propusieron las indagatorias (Romano se negó pero su consorte de causa, Gustavo Muscio, se declaró inocente de las imputaciones) y luego abrió un cuarto intermedio hasta el martes 22

Así, el juicio que debía terminar el próximo miércoles, quedó diferido para el 22, 23 y 25 de noviembre.

Romano está imputado por "defraudación y robo agravado" de dos automóviles importados, un Mercedes Benz 190-E y un Mitsubishi Ecclipse, en tanto que sobre Muscio sólo pesan cargos por "defraudación".