Infobaemartes 06 de julio 2004

“La medida huele a paraarancelaria”

Aunque la prohibición para las exportaciones de citrus no fue oficializada por el Estado comunitario, en la Argentina consideran que la decisión sería equivocada y obstaculizaría las negociaciones entre el Mercosur y la UE

A escasos noventa días de que concluya la campaña citrícola nacional y con 100 mil t a punto de llegar a Europa, la potencial restricción española para el ingreso de la producción argentina tiene aromas confusos, donde se mezclan los aspectos sanitarios, con potenciales medidas paraarancelarias y algún que otro descuido en cuanto a la detección de frutas contaminadas con cancrosis, un mal considerado “daño cosmético”.

Si bien la condición del país como endémico en cuanto a la cancrosis no es cuestionable, “no debe olvidarse que se encontraron apenas dos cajas con la enfermedad de un total de 90 mil pallets (que son 90 mil t) destinados a Europa”, aclaró a Infobae José Mouliá, coordinador de Promoción de Alimentos Argentinos al Exterior de la cartera agraria nacional.

Para el funcionario, la labor del Senasa “no puede ser cuestionada. No es que haya una negligencia, pero a cualquier productor -como en este caso- se le puede pasar un par de cajas de frutas con cancrosis”.

Mouliá fue más que sincero al reconocer que “es muy difícil que en un lugar donde la enfermedad es endémica no se escape algo, por más eficientes que sean los controles. La presión de España es tan grande que hay que adecuar las cuestiones políticas a las sanitarias”, remarcó.

El coordinador de la Secretaría de Agricultura también recordó que desde el año 1972 en la Argentina “nunca hubo un problema en las exportaciones a Europa en cuanto a la diseminación de esta plaga en los países productores, como España, Grecia o Italia”.

Ante una consulta de Infobae, fuentes del Senasa confirmaron que “científicamente está comprobado el contagio de cancrosis de planta a planta, no así el contagio entre fruto y planta, y entre fruta y fruta”, por lo que la medida tiene mucho aroma a paraarancelaria.

En este sentido, Mouliá recordó que “el año pasado, a esta misma empresa (que envió estas cajas con cancrosis, llamada Trébol Pampa) se le rechazaron contenedores, y cuando fueron controlados por el Senasa caja por caja no se encontró absolutamente nada de lo que España había aducido”.

Si bien la restricción para la producción citrícola argentina no fue confirmada oficialmente por España ni al Senasa, ni a la Cancillería, agencias internacionales daban cuenta de que se pretendería aplicar al resto de la UE con el cierre de todas las fronteras, “lo que es una medida tomada de los pelos”, graficó Mouliá.

El funcionario aclaró que se están analizando distintas alternativas para que esta situación no se repita y ponga en verdadero jaque a las economías regionales: una de las opciones es “pedirle a España que ponga una zona protegida” o pedir directamente a “nuestros citricultores que no manden más fruta a España para evitar el calentamiento de los productores españoles, entre otras opciones que estamos analizando”.

Casualmente, en 2003 España recibió 40% más de fruta que en 2002 “y curiosamente ahora se producen estos problemas”, ironizó el funcionario.
El problema sanitario, referido a la posible diseminación de esta bacteria en los frutales del Viejo Continente, se entremezcla con las cuestiones comerciales y obstaculiza el panorama con vistas a la próxima reunión Mercosur-UE.

Del 17 al 24 de julio, representantes de las entidades productivas, del Gobierno nacional y provincial, del Senasa y la cartera agraria realizarán un viaje para recorrer los puertos y visualizar en directo el trabajo de revisión de la fruta por parte de España, además de coordinarse reuniones técnicas para tratar temas de protocolo sanitario.

Desde el Senasa se le puso fecha exacta a este encuentro: será el 17 de julio en Bruselas, donde se discutirán los fundamentos técnicos y los requisitos exigidos por el bloque comunitario para la importación de citrus.

Paralelamente, en la Argentina se discutía si es o no conveniente intentar una separación entre la producción del NOA y el NEA, aunque tanto desde la Federación del Citrus de Entre Ríos como desde la representación tucumana se aclaró a Infobae que “no se corresponde con una estrategia lógica, nosotros creemos que debe ir la Argentina completa a discutir y como bloque regional a través del Mercosur”.

Finalmente, se anunció que hoy se reunirá el Comité Citrícola para analizar esta situación en una serie de cónclaves que se repetirán en Cancillería y en Agricultura.

Marianela Garbini
mgarbini@infobae.com